El uso de doble barbijo aumentaría la protección contra el coronavirus
Por buenapraxis
  
Jueves, 11/02/2021
Al tiempo que se extienden nuevas variantes del coronavirus, expertos indican que es el momento de considerar el uso de barbijos de tipo médico o llevar tapabocas de tela y quirúrgicos al mismo tiempo. Usar dos barbijos puede bloquear el escape de más del 92% de las partículas potencialmente infecciosas, según un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Los investigadores se basaron en los resultados de un experimento de laboratorio que separó dos cabezas artificiales a casi 2 metros entre sí para verificar cuántas partículas del tamaño similar al del coronavirus, arrojadas por una, habían sido inhaladas por la otra.

Así encontraron que usar un cubrebocas quirúrgico o de tela bloqueaba un 40% de las partículas que se dirigían hacia la cabeza que estaba inhalando. En tanto, cuando se usaba una mascarilla de tela encima de una quirúrgica, se bloqueaba el 92,5% de las partículas.

Según el estudio, esa variante permite que baje un 96,4% la exposición de la persona no infectada a partículas potencialmente infecciosas.

Además, los investigadores indicaron que la protección puede mejorar si se doblan los bordes del barbijo hacia adentro anudando los cordones de las orejeras donde se unen con la tela de la máscara, para reducir los espacios entre la piel y el tapaboca.

"Esta observación sugiere que los arreglos que se puedan hacer para mejorar el ajuste podrían resultar en mejoras, independientemente de la eficiencia de filtración de referencia de las máscaras", explicaron los investigadores.

Los barbijos se convirtieron en el ícono de la pandemia de coronavirus. Pese a que al principio no se indicaba su uso en la población general porque se consideraba que daba una "falsa sensación de seguridad", muchos países fueron incorporándolos en forma temprana a las medidas de protección.

En junio del año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pasó a recomendar su utilización en determinadas circunstancias (en zonas con transmisión comunitaria, cuando no se pudiera mantener distancia mínima, entre otras).

A fines de 2020, el organismo emitió una actualización interina de esas directrices en las que, entre otras cosas, desaconsejaba el uso de las mascarillas que tienen válvulas, tanto en personal de salud como en el resto de la población.

La OMS recomendó a todo el personal sanitario el uso de barbijos médicos en zonas con menor riesgo de contagio aéreo (por aerosoles), y los de mayor protección (N95, FFP2, FFP3) en zonas de mayor riesgo, por ejemplo, las áreas de atención a pacientes con COVID-19.

Para el público general, en zonas de transmisión comunitaria del coronavirus, la OMS recomienda el uso de mascarillas no médicas (por ejemplo, las de tela) en el interior de comercios, oficinas o escuelas, cuando no se pueda garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes.

No obstante, en la Argentina, el uso de barbijo se considera una medida complementaria y no excluyente respecto del resto, por lo que, fuera del hogar, se aconseja su utilización incluso al aire libre y aunque se pueda mantener distancia.


Por buenapraxis