¿Cuánto dura la pérdida de olfato por COVID-19?
Por buenapraxis
  
Viernes, 08/01/2021
Uno de los síntomas más característicos de la COVID-19 es la pérdida de olfato. Y también uno de los más persistentes. Hasta un 86% de los pacientes con cuadros leves experimentan disfunción olfativa que, en algunos casos, puede llegar a durar hasta seis meses. Son las principales conclusiones de un estudio reciente publicado en la revista Journal of Internal Medicine.

La investigación, que recopiló los datos epidemiológicos de 2.518 pacientes de 18 hospitales europeos entre el 22 de marzo y el 3 de junio de 2020, tenía como objetivo examinar la prevalencia de la anosmia y el periodo de recuperación en pacientes con distintos grados de gravedad de COVID-19.

La prevalencia de disfunción olfativa reportada por los pacientes fue del 85,9% en los casos leves de COVID-19, del 4,5% en los casos moderados y del 6,9% en los casos graves a críticos. Lo que quiere decir que este síntoma es más característico de los casos menos graves. Precisamente, otro estudio reciente llevado a cabo por internistas españoles ya apuntaba a que aquellos cuadros de coronavirus que presentan síntomas como los de un resfriado común o con clara pérdida de olfato y gusto, son los de mejor pronóstico.

La duración media de la disfunción olfativa informada por los pacientes de la investigación europea fue de 21,6 días, pero casi una cuarta parte de los afectados aseguraron que, 60 días después de perderlo, no lo habían recuperado.

Las evaluaciones clínicas objetivas identificaron hiposmia/anosmia en el 54,7% de los casos leves de COVID-19 y en el 36,6% de los casos moderados a críticos. En una nueva evaluación, a los 60 días y a los 6 meses, el 15,3% y el 4,7% de estos pacientes no recuperaron objetivamente su sentido del olfato, respectivamente.

«La disfunción olfativa es más frecuente en las formas leves de COVID-19 que en las formas moderadas a críticas, y el 95% de los pacientes recuperan su sentido del olfato 6 meses después de la infección», señaló el Dr. Jerome R. Lechien, de la Universidad Paris Saclay y autor principal del estudio.


Por buenapraxis