Francia: ¡Una iglesia de Hérault profanada!
Por pho
  
Miercoles, 14/10/2020
Ataques anticristianos: ¡Basta de palabras, de hechos! ¡Exigimos una ley contra la cristianofobia!
La lista de ataques anticristianos crece inexorablemente, incluso parece interminable, y todavía no causa preocupación en nuestros dirigentes.

Uno de los últimos ataques tuvo lugar el 20 de septiembre, ¡otro domingo!- en Pérols, cerca de Montpellier.

Alrededor de la 1 de la tarde, un individuo entró en la Iglesia de San Sixto-II, deterioró el material litúrgico, intentó prender fuego y, lo que es más repugnante, defecó en el edificio religioso.

En un video publicado en el sitio web de la parroquia de Stella Maris, el padre Hervé Dussel explica en detalle lo sucedido.
“Degradó la iglesia, prendió fuego a varias cosas”, explica. Orinó dejando excrementos y su orina, escupió en el suelo y en el escritorio del sacerdote”, dice entristecido.
“Prendió fuego a partituras que quemaron una mesa y parte de un banco. Luego trató de prender fuego a una tela, pero como era una tela ignífuga, no se prendió. Para lograrlo utilizó incluso papel arrugado,. En vano. Después quemó el velo del ambón y las intenciones de oración de los niños del catecismo ”, agrega.
(Francia, 14 de octubre de 2020)

¡Más de 1000 actos anticristianos son cometidos por año en Francia!
Nuestros santuarios, nuestros calvarios, nuestros cementerios e incluso comunidades religiosas son blancos cotidianos.

¿Qué esperan entonces los poderes públicos para finalmente reaccionar? ¿Que sea incendiada nuevamente una catedral como la de la Nantes? ¿Que otro sacerdote sea asesinado en su iglesia como el P. Jacques Hamel ?

¡Basta! Es por ello que desde el portal https://tfp-france.org/une-eglise-de-lherault-profanee/ se está dirigiendo una petición a la Asamblea Nacional y al Senado exigiéndoles que sea aprobada una ley contra la cristonofobia: ¡Queremos una ley contra la cristinanofobia!
Fuentes: https://www.lefigaro.fr citado in en https://tfp-france.org/une-eglise-de-lherault-profanee/ )-

Foto: página de Facebook de la parroquia Stella Maris.


Por pho