El yoga podría ayudar a evitar las caídas en los mayores de 65 años
Por buenapraxis
  
Viernes, 02/10/2020
Un tipo específico de yoga puede ayudar a mejorar la estabilidad y equilibrio en mujeres de más de 65 años, lo que podría colaborar en la prevención de las caídas, según un estudio preliminar de la Universidad de Temple en Filadelfia. El trabajo se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad de Análisis del Movimiento Clínico y del Paso que se celebra estos días en Virginia (Estados Unidos).

Los investigadores examinaron la forma de andar y la estabilidad postural de 24 mujeres mayores que participaban en un programa de yoga especialmente diseñado para las personas de más de 65 años.

Los resultados mostraron que al final del programa de nueve semanas, las participantes tenían una zancada más rápida, una mayor flexibilidad en las extremidades inferiores, una mejor permanencia en una sólo pierna y más seguridad en el paso y el equilibrio.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, entre las personas de 65 años o más las caídas son la principal causa de lesiones y las admisiones hospitalarias por trauma, y cerca de una tercera parte de los adultos de más edad sufren algún tipo de caída cada año.

Los investigadores sugieren que la mejora en el equilibrio y la estabilidad a través del yoga podría reducir el riesgo de caídas, ya que estas son dos áreas que a menudo presentan deficiencias cuando se produce una caída.

Según explicó Jinsup Song, director del estudio, "estamos muy impresionados con el progreso de nuestros participantes al final del programa. Los sujetos demostraron una mejoría en la fuerza muscular de las extremidades inferiores, lo que ayuda con la estabilidad. También se produjo una pronunciada diferencia en cómo la presión se distribuía en la planta del pie, lo que ayuda a mantener el equilibrio".
Programa específico de yoga

Los investigadores crearon un programa de yoga específico con posturas diseñadas para los mayores que tenían poca o ninguna experiencia con el yoga. El uso de soportes en el programa permite a los participantes controlar de forma gradual las posturas a la vez que alcanzan seguridad.

"En el pasado, se habían realizado estudios similares que se centraban en mejorar el modo de andar y el equilibrio en mujeres mayores, pero utilizando formas más agresivas de yoga. Para este estudio, trabajamos para crear un régimen muy básico que enseñara a las participantes formas adecuadas de respirar, mantenerse en pie y realizar posturas", señaló Song.

Los investigadores también descubrieron que algunos participantes, que tenían dolores de espalda y rodillas al iniciar el estudio, estaban libres de ellos al finalizarlo.


Ref: Europa Press


Por buenapraxis