¿Puede el COVID-19 causar diabetes?
Por buenapraxis
  
Miercoles, 24/06/2020
La diabetes no solo puede ser una condición que agrave las consecuencias de la infección por coronavirus SARS-CoV-2, que causa la covid-19, sino que, según empiezan a mostrar algunas evidencias, el propio virus puede provocar la aparición de la enfermedad.

¿Cómo? Según un artículo que se publica en Nature, destruyendo las células β, responsables de producir la hormona insulina, en el páncreas, y desencadenando la aparición de ña diabetes tipo 1.

Ya se sabe que la diabetes es un factor de riesgo clave para desarrollar COVID-19 grave y las personas con esta enfermedad tienen más probabilidades de morir. «La diabetes es dinamita si tienes COVID-19», aseguró el Dr. Prof. Paul Zimmet, de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia).

La COVID-19 es un 'disparador' de la mortalidad por enfermedad cardiovascular y diabetes. De hecho, «se ha demostrado que la mortalidad por estas enfermedades ha aumentado de forma directa o indirecta por la infección por el SARS-Cov-2», explicó el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Rodríguez Artalejo, durante el XXXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED).

El Dr. Zimmet se encuentra entre un número creciente de investigadores que piensan que la diabetes no solo hace que las personas sean más vulnerables al coronavirus, sino que el virus también podría desencadenar la diabetes en algunos. «La diabetes en sí misma es una pandemia al igual que la pandemia de COVID-19. Las dos pandemias podrían estar chocando», aseguró.

La idea surge después de que número pequeño de personas hayan desarrollado diabetes espontáneamente después de haber sido infectadas con SARS-CoV-2, y en la evidencia de decenas de personas con COVID-19 que han llegado al hospital con niveles extremadamente altos en sangre de azúcar y cetonas, que se producen a partir de depósitos grasos en el hígado. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina para descomponer el azúcar, usa cetonas como fuente alternativa de combustible. «En ciencia, a veces hay que comenzar con muy poca evidencia para perseguir una hipótesis», señaló a «Nature» el Dr. Zimmet.

Pero existe otros indicios: otros virus, incluido el que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), se han relacionado con afecciones autoinmunes como la diabetes tipo 1. Y muchos órganos involucrados en el control del azúcar en la sangre son ricos en una proteína llamada ACE2, que el SARS-CoV-2 usa para infectar las célula7.

La última pista proviene de un estudio experimental realizado en páncreas en miniatura de laboratorio publicado la semana pasada que sugiere que el virus podría desencadenar la diabetes al dañar las células que controlan el azúcar en la sangre. En dicho estudio, llevado a cabo en la Instituto Weill Cornell (EEUU) se mostró cómo el SARS-CoV-2 podría dañar el órgano.


Pero no todos los investigadores piensan en esta dirección. «Necesitamos vigilar las tasas de diabetes en aquellos con COVID-19 previo y determinar si las aumentan más allá de los niveles esperados», dijo el Dr. Naveed Sattar, investigador de enfermedades metabólicas de la Universidad de Glasgow (Reino Unido).

Para establecer un vínculo, los investigadores necesitan evidencia más sólida, apuntó el Dr. Abd Tahrani, de la Universidad de Birmingham (Reino Unido). «Se necesitan estudios de cohorte epidemiológicos bien construidos y estudios mecanicistas y experimentales», señaló.

Asimismo, explicó a ABC Salud el Dr. Alfonso López Alba, presidente de la SED, el coronavirus está haciendo aflorar muchos casos de diabetes que no estaban diagnosticados. Hay que tener en cuenta, señala, que en España «de los 5 millones de personas que pueden tener diabetes, el 40% no está diagnosticado».

Eso podría explicar, en cierto modo, el hecho de que el número de diabéticos diagnosticados de covid sean tan alto, entre un 20 o un 30%, explica.

Sin embargo, reconoce este endocrinólogo que es posible que una enfermedad infecciosa tan potente, «que ha cambiado el mundo», produzca, donde no había, una enfermedad como la diabetes. «La COVID-19 ataca a los pulmones, corazón, cerebro, etc. Es muy probable que también lo haga en el páncreas».

En este sentido, el Dr. Pérez, apuntó que los datos descritos sugieren que se trata de un mecanismo diferente al de otros tipos de diabetes que se producen por estrés, por ejemplo, tras un infarto que conducen a una diabetes transitoria. «Todavía es pronto para sacar conclusiones y para afirmar si estamos ante un nuevo tipo de diabetes causada por un mecanismo diferente al estrés».

El argumento esgrimido, que el coronavirus destruye las células beta encargadas de producir insulina es, señaló el Dr. Pérez, todavía una hipótesis. Sin embargo, reconoce, estamos viendo en personas con diabetes con el coronavirus 'cetoacidosis', es decir, daño en células pancreáticas, lo que va en consonancia con esta idea, indica

Para verificar si existe o no esta asociación, a principios de este mes, un grupo internacional de científicos, coordinados por la Universidad de Oxford, Universidad Técnica de Dresden (Alemania) y la Universidad de Monash, ha creado una base de datos global para recopilar información sobre personas con COVID-19 y niveles altos de azúcar en la sangre que no tienen antecedentes de diabetes o problemas para controlar su azúcar en la sangre.

Los investigadores esperan utilizar los casos para comprender si el SARS-CoV-2 puede inducir diabetes tipo 1 o una nueva forma de la enfermedad. Y quieren investigar si la diabetes de aparición repentina se vuelve permanente en las personas que han tenido COVID-19. También quieren saber si el virus puede llevar a las personas que ya estaban en camino a desarrollar diabetes tipo 2 a un estado diabético.


Ref: ABC


Por buenapraxis