El azúcar acorta la vida, pero no sólo por la obesidad
Por buenapraxis
  
Martes, 24/03/2020
Las dietas ricas en azúcar tienen un impacto negativo en la salud, pero no solo por la relación entre el consumo de azúcar con la obesidad, sino por un motivo diferente. Un estudio dirigido por el MRC London Institute of Medical Sciences (Reino Unido) y la Universidad de Kiel (Alemania) ha descubierto que la menor supervivencia de las moscas de la fruta alimentadas con una dieta rica en azúcar no es el resultado de sus problemas metabólicos de tipo diabético.

Los hallazgos, publicados en la revista Cell Metabolism, sugieren que la muerte prematura por exceso de azúcar está relacionada con la acumulación de un producto de desecho natural, el ácido úrico.

Todos sabemos que consumir demasiada azúcar no es saludable. Aumenta nuestro riesgo de desarrollar trastornos metabólicos, como obesidad y diabetes, y puede acortar nuestra esperanza de vida en varios años. Y aunque se cree que esta reducción en la esperanza de vida está causada por defectos metabólicos, el nuevo estudio revela que puede no ser el caso.

«Al igual que los humanos, las moscas alimentadas con una dieta alta en azúcar muestran muchas características de la enfermedad metabólica, por ejemplo, se vuelven resistentes a la grasa y la insulina», señaló Helena Cochemé, investigadora principal del estudio. «Se sabe que la obesidad y la diabetes aumentan la mortalidad en humanos, por lo que se ha sumido que así es como el exceso de azúcar es perjudicial para la supervivencia de las moscas».

Sin embargo, como la sal, el azúcar también causa deshidratación. De hecho, la sed es un síntoma temprano de azúcar en la sangre y diabetes. «El agua es vital para nuestra salud, pero su importancia a menudo se pasa por alto en los estudios metabólicos. Por lo tanto, nos sorprendió que las moscas alimentadas con una dieta alta en azúcar no mostraran una reducción en su esperanza de vida al proporcionarlas de agua para beber, aunque seguían teniendo los defectos metabólicos típicos asociados con un alto contenido de azúcar en la dieta».

Por este motivo, equipo decidió enfocarse en el sistema renal de la mosca. Demostraron que el exceso de azúcar en la dieta hacía que las moscas acumularan ácido úrico. El ácido úrico es un producto final de la descomposición de las purinas, que son bloques de construcción importantes en nuestro ADN.

Pero el ácido úrico también es propenso a cristalizarse, dando lugar a cálculos renales en la mosca. Los investigadores podrían prevenir estos cálculos, ya sea diluyendo su formación con agua potable o bloqueando la producción de ácido úrico con un medicamento. A su vez, esto protege contra la supervivencia acortada asociada con una dieta rica en azúcar.

Entonces, ¿esto significa que podemos comer todas las golosinas azucaradas que queramos, siempre y cuando bebamos mucha agua?

«Desafortunadamente no», afirmó Cochemé. «Las moscas alimentadas con azúcar pueden vivir más tiempo cuando les damos acceso al agua, pero siguen sin estar sanas. Y en los humanos, por ejemplo, la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades del corazón».

No obstante, añadió, «nuestro estudio sugiere que la interrupción de la vía de las purinas es el factor limitante para la supervivencia en moscas alimentadas con alto contenido de azúcar. Esto significa que la muerte prematura por azúcar no es necesariamente una consecuencia directa de la obesidad en sí misma».

Para comprender el impacto de los azúcares en la dieta en la salud humana, los colaboradores de la Universidad de Kiel exploraron la influencia de la dieta en voluntarios sanos. «Sorprendentemente, al igual que las moscas, descubrimos que la ingesta de azúcar en la dieta en los humanos estaba asociada con una peor función renal y niveles más altos de purina en la sangre», dijo el profesor Christoph Kaleta, coautor del estudio.

La acumulación de ácido úrico es una causa directa de cálculos renales en humanos, así como la gota, una forma de artritis inflamatoria. Los niveles de ácido úrico también tienden a aumentar con la edad y pueden predecir la aparición de enfermedades metabólicas como la diabetes. «Será muy interesante explorar cómo nuestros resultados de la mosca se traducen en humanos y si la vía de las purinas también contribuye a regular la supervivencia humana», concluyó Cochemé.

«Existe evidencia sustancial de que lo que comemos influye en nuestra esperanza de vida y nuestro riesgo de enfermedades relacionadas con la edad. Al centrarse en la vía de las purinas, nuestro grupo espera encontrar nuevas dianas terapéuticos y estrategias que promuevan un envejecimiento saludable».


Ref: ABC


Por buenapraxis