La Corte filipina rechazó definitivamente el matrimonio gay
Por PHO
  
Lunes, 13/01/2020
Manila (Filipas) (AICA): Una demanda presentada en 2019 para redefinir el concepto de matrimonio, establecido como la unión entre un hombre y una mujer, e incluir a parejas del mismo sexo, fue rechazada por segunda vez y en forma definitiva por la Suprema Corte de Filipinas.
Una demanda presentada en 2019 para redefinir el concepto de matrimonio, establecido como la unión entre un hombre y una mujer, e incluir a parejas del mismo sexo,
fue rechazada por segunda vez y en forma definitiva por la Suprema Corte de Filipinas.
La Corte había desestimado la demanda por primera vez el 3 de septiembre de 2019 al señalar que el solicitante no tenía base jurídica; específicamente porque no tenía pareja y no podía alegar que es víctima de las leyes actuales, y porque no buscaba un matrimonio entre personas del mismo sexo.

La Agencia de Noticias de Filipinas PNA informó que mediante un decreto del 6 de enero de 2020, la Corte Suprema dijo que la moción de reconsideración fue
“denegada con carácter definitivo” y que “no se admitirán más alegatos o mociones”.
El supremo tribunal indicó que
“no se presentaron argumentos sustanciales para justificar la revocación de la decisión cuestionada”.
La demanda, que fue presentada en 2015 por el abogado y presentador radial de 33 años Jesús Nicardo M. Falcis y la Iglesia Cristiana LGBTS Inc (LGBTS Christian Church Inc.), buscaba que se declarasen inconstitucionales los artículos 1 y 2 del Código de Familia.

Falcis buscó desafiar las disposiciones del Código de Familia del país que definen el matrimonio como la “unión permanente entre un hombre y una mujer”. También desafió las cláusulas que declaran la homosexualidad como motivo para la separación legal y que ocultar la homosexualidad en el momento del matrimonio es un acto de fraude que constituye motivo de anulación.

Falcis dijo que “decidió usar la herramienta de litigio, porque tuvo éxito en otros países, como los Estados Unidos, para legalizar el matrimonio homosexual”.

Sin embargo, la Corte Suprema filipina rechazó por unanimidad la demanda en septiembre, diciendo que carecía de legitimidad legal.
El fallo de la Corte Suprema fue destacado por los Obispos filipinos:
“Con la decisión de no legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, nuestros jueces afirmaron lo que es correcto, reiterando la forma natural y ética del matrimonio. El rechazo a los matrimonios entre personas del mismo sexo refuerza la santidad del matrimonio y la estabilidad de la familia en Filipinas”, afirmó el obispo de Balangaen, monseñor Ruperto Santos.
Por su parte el obispo de Sorsogon, monseñor Arturo Bastes,
describió el intento de aprobar las uniones homosexuales como “inmoral” y alabó la decisión de la Corte Suprema que defendió así “la verdadera naturaleza del matrimonio”.
Y el obispo auxiliar de Manila, monseñor Broderick Pabillo, calificó el fallo del tribunal como
“un desarrollo favorable para el país” y dijo que si el asunto llega al Congreso “espero que los legisladores opten por fortalecer las familias en lugar de debilitarlas”
.


Por PHO