Peyronie: la enfermedad que genera vergüenza y temor en el hombre
Por buenapraxis
  
Lunes, 25/11/2019
No es una enfermedad maligna ni está relacionada con enfermedades de trasmisión sexual, puede causar severas molestias en el hombre y afectar su vida sexual. Desde DIM Centros de Salud señalan cómo reconocerla y corregirla a tiempo.
El Dr. Martín González, Urólogo (MN: 97766 | MP: 331096) de DIM Centros de Salud explica que «la enfermedad de Peyronie se caracteriza por la curvatura peneana durante la erección acompañada de dolor. Se debe a la presencia de una placa cicatrizal fibrosa en la túnica albugínea, que es la membrana que rodea los cuerpos cavernosos».

Esta cicatrización también puede generar acortamiento del pene y disfunción sexual eréctil. Cuando la curvatura es muy pronunciada puede causar imposibilidad para la penetración.

Mayormente afecta a los hombres mayores de 40 años, entre el 1,5 al 4%, siendo aún más frecuente después de los 70. Aunque de manera poco común también puede presentarse en hombres más jóvenes.

«Se trata de una enfermedad adquirida, su causa no ha sido establecida. Algunas opiniones plantean que la placa podría deberse a traumatismos reiterados durante el coito o a fenómenos autoinmunes y colagenopatías», señala el Dr. González. La hipertensión arterial, la diabetes y el tabaquismo son factores predisponentes.

Quienes sufren la enfermedad de Peyronie suelen consultar al médico a causa de dolor durante la erección y dificultad en el coito. Los síntomas pueden ser muy variados: curvatura del pene, placas peneanas evidentes, dolor durante la erección y menor capacidad para lograrla.

Quienes la padecen pueden presentar cualquiera de ellos de manera aislada o combinados. Todas esas deformaciones físicas hacen que sea considerada como una enfermedad que altera la calidad de vida.

Los tratamientos deben ser adaptados a cada paciente en función del tiempo de evolución y la severidad de la enfermedad.

En la primera etapa, el objetivo es controlar el dolor y lograr la estabilización de la placa, para ello se administran tratamientos por vía oral de acuerdo a cada caso. Una vez logrado se procede al tratamiento quirúrgico para corregir la curvatura.

Aunque se especula que el uso de ondas de choque puede ser un tratamiento efectivo, no existe hasta ahora suficiente evidencia científica que apoye esta creencia, concluye el especialista.


Por buenapraxis