Ansiedad y estrés en tiempos de redes sociales
Por buenapraxis
  
Lunes, 04/11/2019
El tiempo que actualmente le donamos a las redes sociales es aquel que dejamos de utilizar para realizar actividades productivas en favor nuestro o de nuestra comunidad. Teniendo en cuenta, que el reconocido Da Vinci fue no menos que arquitecto, botánico, escultor, escritor, músico, ingeniero, filósofo, poeta, paleontólogo, urbanista, pintor, anatomista, inventor, científico y artista; quién pudiera, luego de esta aclaración, considerarse una persona productiva.

Dejando a un lado el tiempo dedicado al ciberespacio, las consecuencias que acarrea el estar inmerso por una mayor cantidad de tiempo que el necesario, son numerosas y alarmantes. Al igual que una piedra que al caer al río da inicio a innumerables ondas, el uso desmedido e improductivo de las redes sociales y el mundo virtual genera efectos variados en la psiquis y el comportamiento del consumidor.


Confío en que cada lector conoce al menos una persona de su entorno que padece ansiedad, apatía, cansancio o estrés. Así mismo, considero que solo algunos sabrán la causa de esa aflicción. Pocas de las veces la misma persona logra reconocer en sí misma el origen de aquello que sufre, ya que de volverlo consciente, la mejoría sería visible, y el progreso, inevitable.

El permanecer hasta altas horas de la noche con una luz incandescente frente a los ojos, deslizando imágenes y analizando palabras que pertenecen a otro ser humano, un posible desconocido, deriva en sentimientos diversos y en una disminución de horas de sueño sumamente necesarias para transcurrir con la energía precisa el próximo día.


Como recuerdo haber leído en un libro que apenas recuerdo su nombre, siempre que nos comparemos con un otro la angustia puede tocar a nuestra puerta. Las redes sociales generan constante e inconscientemente esa comparación.

Cabe hacer hincapié en el efecto del mundo cibernético en los sueños, los cuales se encuentran afectados, ya que muchas de las veces suelen desarrollarse a partir de las sobras de aquello vivido, visto o escuchado durante el día.

Es decir, las redes sociales condicionan nuestros sueños. Existen numerosas frases que expresan que "somos lo que comemos/lo que pensamos/lo que hacemos/lo que creemos"; más me atrevo a decir que somos también lo que consumimos. La pregunta pertinente en esta ocasión podría ser: “con qué me estoy nutriendo para padecer aquello que padezco”.

Al igual que cuando dejamos que un niño sienta la necesidad de crear su propio juego al distanciarlo de las pantallas y de juegos que juegan por sí mismos, valga la redundancia; cuando un adulto posee tiempo libre que no ocupa de forma improductiva, el mismo crea y crece. Lo que me es posible vislumbrar en la sociedad que nos compete, es que el ser humano no se encuentra frente a esa necesidad de crear, al encontrarse diariamente inmovilizado frente a las pantallas.


Lo descrito anteriormente puede encaminar al sujeto a sentimientos de apatía, falta de destrezas, estancamiento emocional y aislamiento social. La humanidad se encuentra desafiada a imponerse a su vagancia natural, donde se busca economizar cualquier esfuerzo; por lo que debe imponerse a sí mismo y forjar su voluntad más que nunca antes.

Para concluir, vale la pena aclarar que son limitados aquellos elementos que podrían denominarse negativos o positivos en sí mismos, más la relación que se establece con ese objeto puede ser beneficiosa o destructiva para el ser humano. El mayor desafío que tiene actualmente el hombre es el de sobreponerse a su propio invento y reinventarse a sí mismo a partir de su propia esencia.

El célebre Aristóteles hacía ya referencia al justo medio, donde se es posible optar por el equilibrio entre dos extremos viciosos. En relación al tema tratado, convendría debatir sobre un posible equilibrio entre la disforia y la euforia, para poder hallar la añorada paz.


Micaela Martin Lilla
Consultora Psicológica
Contacto: 📱 15.6570.8083


Por buenapraxis