La ansiedad y el estrés en los niños
Por buenapraxis
  
Jueves, 01/08/2019
En el marco de la cercanía del festejo del día del niño, reflexionamos respecto a los trastornos de ansiedad y estrés que sufren los más pequeños desde temprana edad. Como padres, nos preocupamos por la salud de nuestros hijos y su desarrollo, es por eso que los cuidados se extienden hasta a sus estados de ánimo, respuestas a ciertas circunstancias y evolución de su autoestima y personalidad.

Los profesionales del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA) mencionan que en los trastornos de ansiedad intervienen varios factores que provocan diversas reacciones por parte de los niños. Por ejemplo, las situaciones traumáticas (como la pérdida de un familiar o una separación), la forma de educación de los padres y los procesos de socialización en los ámbitos de su vida como la familia, amigos, escuela.

También influye la autoestima que se ve afectada por la imagen que tienen los demás de uno mismo y las estrategias de afrontamiento, es decir, los recursos que tienen los niños para afrontar los problemas.

«La ansiedad en los niños puede manifestarse de diversas maneras, hay quienes se tornen más dependientes y apegados a sus papás o cuidadores, hay quienes somatizan con dolores físicos, hay quienes están más inquietos y se enojan con facilidad de manera desmedida. A veces cuesta distinguir cuando se trata de ansiedad normal y cuando la excede convirtiéndose en un trastorno.
Temor a la oscuridad, a insectos o animales, a las tormentas o fenómenos climáticos, a no tener amigos o a alejarse de los papás, son las situaciones que más generan ansiedad a los pequeños», detalla la Lic. Cecilia Palozzo (M.N. 34.964), del staff del CEETA.

Los síntomas más comunes que se manifiestan son la dificultad para conciliar el sueño o dormir, dolor de panza o cabeza o síntomas físicos en general y que a la consulta con el pediatra no haya ninguna causa física, dificultad para sostener la atención y la concentración en la escuela, en sus tareas, dificultades académicas, volverse excesivamente apegados a los papás, enojo abrupto y cambio del humor, expresen estar preocupados o temerosos, estén retraídos y evitativos. Es por esta razón que se necesita identificar el origen de la ansiedad para controlarla y evitar que una situación estresante la vuelva a disparar.

El rol de los padres o educadores es fundamental para que los niños aprendan a atravesar acontecimientos estresantes de una manera saludable, buscando la solución del problema con tranquilidad y confianza.

«Como papás, nuestra conducta es muy importante, ya que somos modelos para ellos. Sobre todo, en los momentos de crisis, tratar de guardar la calma, tener una actitud contenedora y nunca de reproche. Abrazos y mimos ayudan a pasar el momento. También puede ayudar técnicas de respiración, nombrar al miedo de alguna manera divertida y permitir el espacio para hablar con ellos, reconocerles su temor, preocupación es muy importante», agrega la especialista en trastornos de ansiedad.


Los profesionales de CEETA proponen algunas formas de intervención para ayudar al niño a reducir la ansiedad:

✔ Lo primero que deben hacer es hablar con el niño de lo que les preocupa y cómo se siente, para que se desahogue y exprese sus preocupaciones. Es importante comprender la importancia que tiene para el niño esa situación.

✔ Los niños buscan modelos a quienes imitar y de quienes adoptar ciertas conductas, es por eso que aquellos cercanos al niño actúen como modelos de conducta y afrontamiento de problemas

✔ Es importante animar al niño a enfrentar la situación que le genere miedo, dándole el ejemplo en alguna ocasión, ayudándolo a exponerse a esa situación gradualmente y felicitándolo por los avances. También brindarle las herramientas necesarias para afrontar los problemas solo.

La Lic. Palozzo recomienda tratar los trastornos de ansiedad con la terapia Cognitivo conductual por su veracidad y por los resultados positivos. «Recibimos cada vez más niños en el consultorio, como también la consulta directa de los padres ya en tratamiento. Esto puede leerse de muchas maneras, hay más conciencia por lo tanto se consulta antes y también los papás estamos viviendo con mucho estrés y preocupaciones que influyen sin duda en nuestros hijos», añade.

Las personas más próximas al niño tienen un papel muy importante en la prevención de los trastornos de ansiedad. Los padres y los educadores pueden reducir el impacto de las situaciones o acontecimientos vitales estresantes que viva el niño, pueden educarlo para potenciar sus recursos personales y pueden promover nuevas experiencias y fomentar hábitos de vida saludables.


El Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) tiene su sede central en 46 Plaza, Edificio Agora 3, 1º piso oficina 109 (Ramal Pilar Km 46). Teléfono: 0230-4667175 o al 011-4788-6245
También tiene sedes en Parque Patricios, Barrio Norte, Belgrano, San Isidro, Morón, Lomas de Zamora, Avellaneda y Quilmes, entre otras.
Consultas por WHATSAPP: +54 9 11 4402 7733


Por buenapraxis