Cómo son las personas narcisistas
Por buenapraxis
  
Martes, 09/07/2019
Con este artículo queremos aclarar primeramente que el narcisismo no es algo negativo en sí mismo, es un área muy importante que tenemos que cuidar y que estructurar para poder construir relaciones sanas con uno mismo y con los demás.

El narcisismo hace referencia a la vivencia en términos de valoración dentro de una escala comparativa de virtudes o defectos, de superioridad/inferioridad con respecto a modelos ideales u otras personas sobre cualquier actividad, pensamiento, sentimiento o tipo de vínculo que tengamos.

Todos tenemos nuestro narcisismo-autoestima y vamos a centrarnos en aquellas personas que han construido un narcisismo grandioso.

¿Qué características cumplen aquellas personas con un narcisismo grandioso?
Utilizaremos el femenino plural para referirnos al término personas, ya que no es específico para ningún género en concreto.


Son varias las características y motivos para desarrollar un narcisismo grandioso. Estas son algunas de ellas:

✔ Tratan de estimular o aplastar a los otros.

✔ Normalmente no miran ni escuchan a los otros, si no a su propio discurso. Hablan para un único espectador, ellas mismas.

✔ Se aburren y tienen sensación de vacío si no son el centro y si, además, son otros los que atraen más la atención pueden llegar a irritarse.

✔ Tienen dificultad en la capacidad de amar. No suelen sufrir con la separación, ya que los narcisistas rápidamente buscan a alguien que sustituya el hueco, de ahí que no hagan duelos por las rupturas de las relaciones, no hay un vínculo verdadero.

✔ Pueden ser expansivas para hacer partícipe a los demás en sus actos, creando así un circuito de admiraciones. Si no lo consiguen dejan de lado a la persona en busca de nuevos admiradores. Las personas sólo tienen significado si les aportan lo necesario para su grandiosidad. Tienen en cuenta a los otros en la medida en que encajan dentro de sus necesidades.

✔ Tienen rechazo a la dependencia, a recibir ayuda, a mostrar debilidad y vulnerabilidad.

✔ Estas personas narcisistas realmente no viven exentas de sufrimiento, internamente son enclavas de su exigencia, perfeccionismo, no se dan tregua. Continuamente han de hacer grandes actos, se dicen a sí mismas 'tienes que conseguir esto', 'tienes que ser el mejor', 'te tienen que admirar', 'te tienen que respetar'... Se siente obligadas, forzadas a demostrarse a sí mismas que son valiosas, persiguiéndose internamente para conseguirlo. Probablemente recibieron mensajes de este tipo en la infancia para ser queridas.

✔ Hay amargura, agresividad.

✔ En el exterior someten al resto y en el interior están sometidas por sí mismas a hacer grandes cosas que sean admirables.

✔ Suelen humillar al resto para sobresalir, ya sea por envidia o por rivalidad. La desvalorización está en los demás y no en ellas.

✔ Las reglas no son para ellas, son para los mediocres, lo que en ocasiones les lleva a hacer el ridículo en muchas situaciones.


¿Cómo se forma un narcisismo grandioso y cómo reestructurarlo?
Desde nuestro trabajo como psicoterapeutas siempre tratamos de explorar qué llevó a la persona a construirse así, qué experiencias de vida le llevaron a tener que desarrollar estas características, estos ajustes creativos tan necesarios para ellas para conseguir adaptarse al entorno en el que crecieron.

Existen dos vías para la conformación de estas características, haberse identificado con padres de iguales características o que éstos le hayan hecho creer que son las mejores, que están y que siempre tienen que estar por encima de los demás. Al llegar a la edad adulta estas personas necesitan seguir estando por encima de los demás, ya que así es como aprendieron a ser queridas, así es como aprendieron que funcionan las relaciones, así es como aprendieron a sentirse valiosos.

Detrás esa imagen de 'superioridad' en muchas ocasiones existe un gran sufrimiento interno con uno mismo y en consecuencia en relaciones interpersonales.

En una primera instancia estas personas narcisistas pueden no llegar a ser conscientes de que ese sufrimiento está, llegan a verlo o a contactar con él tras experiencias dolorosas en el presente, como son la pérdida de un empleo muy deseado, la pérdida de una persona importante o de la pareja.

En terapia, estas personas narcisistas, en un vínculo de cuidado, comprensión, tolerancia, aceptación, cariño y no juicio, tendrán que aprender nuevos ajustes creativos para relacionarse de manera más sana con ellas mismas y con los demás, con el fin de poder construir relaciones horizontales no basadas en la comparación con los demás.

Poder dar valor a sus virtudes sin necesidad de colocar al otro por debajo, poder tolerar las virtudes de los otros sin sentir que por ello van a dejar de ser valoradas y vistas.

Aceptar su vulnerabilidad y el hecho de que la perfección es una trampa, somos seres imperfectos por naturaleza…

Desde la psicoterapia tratamos de ver a las personas desde ángulos no patologizantes, ya que todo aquello que aprendimos en su momento nos ayudó a realizar el camino hasta nuestro presente, es lo que tuvimos ocasión de aprender.

Desde este punto, con responsabilidad y conciencia, es desde donde podemos decir adiós a esos patrones antiguos y dar la bienvenida a otros más sanos y funcionales. En definitiva, reencontrarnos con nuestra verdadera esencia.

Cada persona tiene su valor por sí misma, compararnos con los otros es perdernos de nosotros mismos.


Ref: Cristina Pineda (Psicóloga/sexóloga) - Cepsim


Por buenapraxis