Vientos de cambio
Por iglesialourdes
  
Sábado, 09/03/2019
Hace once años, me tocaba desde este mismo lugar despedir a nuestro
Párroco y darle la bienvenida al Padre Willy que lo reemplazaría.
Hoy me toca despedir al Padre Willy y darle la bienvenida al Padre Oscar.
Son muchas las experiencias vividas, junto a Willy a lo largo de este tiempo,
pero hay dos que creo personalmente que nos han dejado una marca muy particular.
Los editoriales mensuales de este boletín que nos invitaba a pensar lindas
experiencias de vida. Y las inolvidables homilías que cada fin de semana nos hacía
crecer un poco más en nuestro compromiso de vida cristiana.
Como dije antes, son tantas las experiencias que no nos alcanzarían las hojas
del boletín para contarlas. Por eso y por todo tu compromiso pastoral con nuestra
comunidad, hoy te queremos agradecer y desear, sin ninguna duda, el mejor futuro
en tú nuevo destino pastoral, que con el acompañamiento del Espíritu del Señor y de
nuestra Madre de Lourdes a la que honraste con tanto cariño, seguro vas a tener en
la comunidad de Niño Jesús de Praga que hoy te recibe.
Nosotros también recibimos al Padre Oscar Paladini, como nuevo Párroco.
Los que tuvimos la oportunidad de asistir a la misa de despedida del Padre
Oscar en nuestra vecina comunidad de San Pablo, quedamos sorprendidos por el
cariño con que esa comunidad despidió a su pastor a pesar del poco tiempo que estuvo
en ella, no alcanzó a estar dos años y se percibió un profundo, cálido y sincero
reconocimiento a su labor pastoral. Todos los miembros de Lourdes que asistimos
quedamos impactados por esta demostración de afecto, que a la vez nos alimentó la
esperanza, que frente a la incertidumbre del momento, nos generaba la expectativa
del cambio.
Padre Oscar, la comunidad de Lourdes te da la bienvenida y te abre el corazón
para que puedas con tu ministerio pastoral acompañarla en su crecimiento espiritual.
Estimados Willy y Oscar:
La Santísima Virgen y su hijo Jesús, junto a nuestras oraciones, los acompañan
en estos nuevos destinos pastorales de ambos que sin duda alguna van a llevar
a buen destino, “navegando mar adentro”.
Diácono Oscar


Por iglesialourdes