Según «expertos» elegidos por el Ayuntamiento socialista, la catedral de Córdoba no es de la Iglesia
Por PHO
  
Domingo, 16/09/2018
Este sábado,15 de septiembre, el Ayuntamiento de Córdoba (gobernado por el PSOE con el apoyo de IU y Podemos)
ha dado a conocer un informe de su comisión de “expertos” que ha dictaminado que la catedral de Córdoba “nunca” fue propiedad de la Iglesia.
Los expertos son Federico Mayor Zaragoza, de 84 años, doctor en Farmacia y ex director general de la Unesco; Carmen Calvo, que dejó su puesto de “experta” al ser nombrada vicepresidenta del Gobierno de Pedro Sánchez, de quien suele recordarse, en lo relativo a las propiedades públicas, su frase de que “el dinero público no es de nadie”, o la famosa confusión sobre Pixie y Dixie y un político del PP; así como los historiadores Juan Bautista Carpio (candidato socialista en Pozoblanco, Córdoba) y Alejandro García Sanjuán, que es contrario al concepto de Reconquista porque cree que está asociado “a una determinada ideología”.

“El clero ha tenido la posesión, pero no se comprueba la propiedad”
, dice el informe, como si (de ser así) una posesión pacíficamente disfrutada a lo largo de ocho siglos (usucapión o prescripción adquisitiva) no fuese ya un título de propiedad, así reconocido por el Código Civil español.

Esta ofensiva ideológica y crematística de grupos laicistas para que la Administración despoje a la Iglesia de algo que es suyo, la catedral de Córdoba, tiene unas razones muy concretas que explicó hace algunas semanas José Juan Jiménez Güeto, canónigo del templo, en una entrevista de La Contra TV (que puede verse al final del articulo).

La Historia
Hay que recordar que la “mezquita-Catedral” está construida sobre una iglesia visigoda que sirvió de base para que los musulmanes invasores en el siglo VIII construyeran su templo. Y que en 1236, tras la entrada pacífica del Rey Fernando III en Córdoba, el templo se le restituye a la Iglesia Católica, y desde entonces y de forma ininterrumpida y pacífica y a título de dueño, el templo ha sido de la diócesis de Córdoba. Nunca ha sido del Estado o de titularidad pública, por lo que jamás ha sido cuestionado hasta estos últimos años en los que han aparecido estos movimientos de carácter claramente ideológico y que claramente desdeñan la Historia.

“Para poder gestionar un bien hay que ser dueño de ese bien”, señala José Juan Jiménez, canónigo de la Catedral de Córdoba. Y esto es lo que estas corrientes buscan:
eliminar al actual propietario para poder gestionar ellos los beneficios del templo. Un monumento que resulta ser el bien mejor gestionado de España, el segundo mejor de Europa y el quinto del mundo. Con una gestión trasparente y clara que, incluso, ha obtenido hace dos años un reconocimiento internacional de la Unesco.
Como explican los expertos, además al final todo queda en una batalla ideológica, pues a fecha de hoy ningún organismo público o particular ha hecho una reivindicación ante los tribunales, fundamentalmente porque es más que claro que se trata de un bien que pertenece a la Iglesia: es un bien privativo de la Iglesia Católica y no lo es bajo ningún concepto del estado o de titularidad pública.

Otra cosa es que en su constante y mediático ataque a la Iglesia les interese mantener una polémica que jamás ha existido, y ver si se puede llegar a coadministrar y gestionar esos ingresos. Al respecto, y dando un paso más allá, estos mismos expertos se preguntan: “¿Cuánto costaría expropiar a la Iglesia la Catedral de Córdoba?”.


Por PHO