Streptococcus pyogenes: En CABA habilitan test rápidos y más pediatras en las guardias
Por buenapraxis
  
Viernes, 14/09/2018
Luego de confirmarse la muerte de 6 personas -un adulto y cinco niños- por cuadros invasivos de streptococcus pyogenes alcanzaron pocos días para encender las alarmas del sistema de salud de todo el país y la intranquilidad y el temor también llegó a los hogares argentinos.

La razón es simple: se trata de una bacteria conocida y en apariencia inofensiva pero que esta vez adquirió una virulencia inesperada y mortal. El streptococcus pyogenes es una bacteria que produce habitualmente infecciones de garganta (faringitis) e infecciones de la piel. Es poco frecuente que se presenten infecciones severas como sepsis o cuadro de shock.

El jueves la ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Dra. Ana María Bou brindó una conferencia de prensa no solo para poner en perspectiva el tema y los casos sino también con la principal idea de llevar tranquilidad a la sociedad.

La bacteria empieza a circular a fines de invierno y durante toda la primavera. Los niños sanos pueden ser afectados por este agente desde los primeros años y durante toda la etapa pediátrica. Los adultos también lo pueden padecer.

"Se diagnosticaron cinco casos de pacientes con Streptococcus pyogenes y dos de ellos falllecieron. Es una enferemedad infecciosa habitual. Pero no es tan frecuente que llegue con tanta virulencia", señaló la ministro.

La ministra también remarcó que los hospitales pueden aumentar su dotación de pediatras y que se aceleró la compra de reactivos para la detección rápida de la infección.

De la conferencia también participó el infectólogo el Dr. Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez: "El diagnóstico prematuro es fundamental. El Hospital de Niños en los últimos 6 años internó 29 chicos: o sea, 5 chicos por año. Y tenemos 10 mil internados por año: por ejemplo, hay 300 casos de bronquiolitis por año. Ninguno de estos chicos falleció", concluyó.

“Lo primero que hicimos al tener el diagnóstico fue generar una alerta epidemiológico, que fue una notificación hacia los médicos del sistema porque no es tan frecuente esta virulencia y queríamos alertar a los médicos para que pensaran la enfermedad", remarcó.

"Cada una de las guardias del Hospital de Niños, Casa Cuna y otras le brindamos la posibilidad de aumentar la cantidad de pediatras que hacían falta en las guardias, comprar los reactivos que tienen que ver con el test rápido y así los pacientes pudieran tener su diagnóstico rápidamente. Estamos haciendo un seguimiento de cada uno de los casos y además nos paramos en el saber de los expertos".

Las infecciones por la bacteria estreptococo pyogenes son habituales en la población infantil (aunque pueden ocurrir en otras edades) y se presentan con mayor frecuencia hacia finales del invierno y principios de la primavera.

"Si bien es un evento notificable, es importante conocer situaciones como las ocurridas de manera tal de poder profundizar las investigaciones epidemiológicas por parte de las jurisdicciones", aclaró la Dra. Patricia Angeleri, directora nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud de la Secretaría de Salud de la Nación.

"Para que exista un brote los pacientes deberían haberse infectado dentro de la misma área con una fuente en común. El número de casos hasta ahora es el esperado en el año, lo que sí es diferente es la virulencia del germen, que está provocando infecciones invasoras graves", alertó Dra. Lilian Testón infectóloga, coordinadora del departamento de Epidemiología de Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei), quien recomendó a médicos y padres "estar atentos a los síntomas y al tratamiento precoz".

Ante los siguientes síntomas, se debe concurrir a su médico o a la guardia más cercana:
La bacteria Streptococcus pyogenes se trasmite por vía aérea, como tos, estornudos, manos u objetos que tocamos y por contacto mediante la piel.

Fiebre alta (más de 38°).
Dolor de garganta, dificultad para tragar.
Ganglios inflamados.
Erupciones de la piel.

Signos de alarma:
Si el paciente persiste con fiebre elevada o mal estado general, rechazo del alimento, decaimiento evidente o cambios en la coloración de la piel debe concurrir nuevamente y de inmediato a la guardia.

Recomendaciones:
Cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar.
Lavarse las manos regularmente con agua y jabón.
No automedicarse sin una previa consulta médica.
Conservar los ambientes aireados.


Por buenapraxis