Correo de lectores: La “molestia” del aborto, por Mariano M. Espina Rawson
Por HistoriasCuriosas
  
Viernes, 10/08/2018
La Nación, en su edición del sábado 14 de julio de 2018 publicó un reportaje al Sr. Alejandro Rozitchner con cuyas manifestaciones coincido en gran parte. También con aquella en la que manifiesta “que si a la Iglesia le molesta [el aborto] es un problema de los obispos” que si bien expresa una verdad no deja de ser una pequeña parte de la misma.
La verdad más abarcadora es que el aborto no solo “molesta” (por emplear su misma expresión), a los obispos sino a los rabinos de la religión judía, al menos a aquellos que fieles a la revelación de Yahvé a Moisés hicieron saber al pueblo judío que el sacrificio de los primogénitos les “daba asco”. Fue uno de los hitos morales en la historia de nuestra especie que desde mucho antes de los años del tiránico faraón y del profeta libertador ofrecía sus hijos en el horno de Baal o los empalaba en los dinteles de las puertas, aunque en aquellas épocas al menos creían con ello atraer las bendiciones divinas.
En la “molestia” habría que incluir a todo el pueblo cristiano, particularmente al católico, al judío y al musulmán y su jerarquía religiosa y en general a los seguidores de cualquiera de las grandes y antiguas religiones. Sabido es que los millones de seres humanos herederos de las tradiciones hindúes incluida la budista, son apasionados defensores de la vida lo que conduce a la gran mayoría al vegetarianismo y a evitar incluso la muerte de los insectos.
En fin, dentro de este espacio, podemos citar entre personajes próximos a nuestros tiempos a la madre Teresa y a Gandhi. Con toda seguridad no estarían “molestos” sino totalmente satisfechos “el tío Adolfo” que no permitiría sin embargo la eliminación de embriones rubios y de ojos azules y Stalin, amén de nuestro total contemporáneo el Sr. Julio de Vido.
Por último, que “el votante y la época mandan” estoy totalmente seguro que no habrían sido razones suficientes para convertir a ningún demócrata en su sano juicio en “oficialista” en la década de los treinta del siglo pasado en Alemania.



Por HistoriasCuriosas