La peligrosa tendencia de beber "agua cruda"
Por buenapraxis
  
Miercoles, 10/01/2018
Los científicos advierten que esta agua sin tratar podría estar siendo comercializada con bacterias y gérmenes.
La alarma de esta nueva moda la despertó uno de los mayores medios de Estados Unidos, asesorado por científicos. Fue el New York Times quien informó que la nueva tendencia de consumir “agua cruda” está ganando mucha popularidad en ese país. Es consumida por quienes evitan a rajatabla cualquier tipo de aditivo en sus alimentos, pero conlleva ciertos peligros.

Una de las compañías que ofrecen este tipo de producto es Live Water, con base en Oregón. La empresa convence a los consumidores de que el agua cruda (que extraen de un pozo municipal) les permitirá "alinearse más con la naturaleza", lo que convertirá a los humanos en seres "más exitosos como especie".

No es la única empresa que trata de vender agua sin tratamiento a la gente obsesionada con esta "nueva moda pseudocientífica", como la denomina la comunidad académica. En psicología y antropología, hay un término llamado "pensamiento mágico", que describe una forma de razonar basada en supuestos no demostrados científicamente e incluso sobrenaturales. Este tipo de lógica equivocada es la que se podría estar aplicando en este caso.

Esta nueva costumbre, según expertos de la medicina, es considerada peligrosa debido a que si no se filtra bien, el agua puede contener bacterias, virus y hasta células cancerígenas. Además, ha sido muy criticada por todos los usuarios en las redes sociales.

El responsable de esta moda tiene nombre y apellido: Doug Evans. Es el mayor promotor de agua cruda y aseguró en una entrevista a The New York Times, que hace tiempo que no bebe agua que no sea sin tratar, gracias a empresas como Tourmaline Spring y Live Water , que se encargan de embotellarla. Aunque asegura que prefiere recoger él mismo el agua que toma.

Evans es el fundador de Juicero, un exprimidor con WI-FI a un precio de más de 400 dólares que en su momento fue bastante polémico. La marca cerró sus puertas en septiembre pasado tras no lograr convencer al público con su producto

Por esta razón, defiende a otras compañías como Zero Mass Water en Arizona, que se encarga de instalar cisternas en los hogares de la gente para poder consumir directamente el agua que se va recogiendo de la lluvia. Un proyecto que cuesta más de 4.500 dólares y que aún deja algunas cuestiones sin resolver como qué hacer cuando haya sequía o cómo se limpia el agua.

Otras, como Live Spring Water, cobran casi 4 dólares por cada litro de agua sin tratar procedente de manantiales. Además de estas empresas, que cada vez van teniendo más adeptos, ya hay quienes pasan de comprar botellas a buscar su propia agua. Son los nuevos “caza manantiales” (spring hunting).

Según especialistas es difícil que esta peligrosa moda llegue a países como Argentina, ya que aunque se permita la comercialización del agua, antes debe pasar una serie de estrictas pruebas de seguridad sanitaria.

¿Por qué es peligrosa el agua cruda?
Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) advierten que las aguas subterráneas pueden contener arsénico y varios tipos de microbios mortales (bacterias, etc.).

Por otra parte, esta agua podría estar contaminada con excrementos de animales. Por este motivo, los mochileros o aventureros más experimentados siempre llevan consigo 'kits' de purificación de agua.

Con respecto a esta peligrosa tendencia, el Dr. Donald Hensrud, director del Programa de vida sana en la Clínica Mayo, aseguró a que "sin un tratamiento del agua, hay riesgos agudos y luego crónicos" para la salud de la personas. "Hay evidencias de ello en todo el mundo, y la razón por la que no tenemos esas condiciones es debido a que nuestro tratamiento de agua que es muy eficiente", sostuvo el especialista.

La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año mueren más de 800 mil personas en todo el mundo por culpa del la insalubridad del agua, 300 mil de las cuales son niños.


Por buenapraxis