Diferencias y tratamientos de la artritis y la artrosis
Por buenapraxis
  
Jueves, 04/01/2018
Dolor, rigidez, hinchazón de algunas articulaciones... todos estos son síntomas que comparten la artritis y la artrosis en distinta medida pero, a pesar de lo que mucha gente cree, no son la misma enfermedad.

De hecho, las similitudes se reducen a algunos de sus síntomas y a que ambas patologías afectan a las articulaciones.

El resto son todo diferencias. Desde las causas a la edad de incidencia, hasta que una puede llegar a desaparecer y la otra no.

Resumimos las principales que señalan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el servicio de salud público británico (NHS, por su sigla en inglés).


Diferencias

1. La artrosis
La OMS estima que alrededor de un 28% de la población mundial mayor de 60 años la padece y, además, para cerca del 80% supone una limitación de su capacidad motora.

Es una enfermedad reumática frecuente y su incidencia va en aumento, advierte este organismo, que cree que se convertirá en la cuarta causa por discapacidad en 2020.

La artrosis no tiene posibilidades de remitir.

Es una enfermedad incurable porque es degenerativa, aparece por causa del envejecimiento y al igual que cuando uno se hace viejo no puede rejuvenecer, tampoco puede librarse de la artrosis una vez la tiene.

Al ser una enfermedad crónica e irreversible es también incurable.

Algunos tratamientos para aliviar su incidencia consisten en fisioterapia, farmacología y una dieta más equilibrada que reduzca o vite el sobrepeso para no cargar la articulación.

2. La artritis
La artritis es una de las mayores causas de ausentismo y retiro laboral temprano, señala la OMS.

En EEUU, la Fundación Estadounidense para la Artritis asegura que cerca de 50 millones de adultos y casi 300.000 niños en todo el mundo padecen algún tipo de artritis.

La institución señala que hay más de 100 tipos. Las más comunes son la artritis reumatoide y la psoriásica. Y aunque no todas pueden curarse, hay algunas que sí.

Estas son las principales características de la enfermedad en general:

La artritis es una enfermedad autoinmune, pero no crónica en todos los casos.

Si se manifiesta a causa de una infección puede llegar a curarse en la medida que se detiene la infección, asegura la Fundación Estadounidense para la Artritis, así como la OMS y el NHS.

Algunas de las infecciones que pueden causar artritis son la enfermedad de Lyme, las infecciones por Staphylococcus, la tuberculosis o la gonorrea.

El organismo estadounidense dice que no está claro cuándo establecer que la enfermedad ha remitido por completo, si es solo por la ausencia de síntomas sin necesidad de medicamento o cuando no hay síntomas pero es necesario seguir con fármacos.

Aun así, sus datos apuntan a que entre un 10% y 20% de los casos la artritis consigue curarse.

La artritis reumática se puede tratar con antiinflamatorios y la crónica necesita de tratamientos biológicos elaborados con células vivientes.


Ref: BBC


Por buenapraxis